Kazajstán

Kazajstán está preparado para convertirse en un miembro clave de la próxima generación de economías de tigres.

El PIB del país ha aumentado más del 10% en los últimos cinco años; la ganancia provechosa de los dólares petroquímicos junto con el florecimiento de las industrias del petróleo y el gas ha convertido a Kazajstán en un paraíso para los inversores. Este notable progreso económico tiene expertos que predicen que Almaty se convertirá en el principal centro financiero y comercial de Asia Central para cualquiera que desee hacer negocios en la región. Los beneficios para Kazajstán son obvios: este vasto país posee enormes reservas de petróleo, gas y carbón. Lejos de los recursos naturales está la aparición de los mercados inmobiliarios y de telecomunicaciones, que están ayudando a diversificar la economía. Kazajstán ha atraído más inversión extranjera directa per cápita que cualquier otro país en Asia o Europa del Este, posicionándose como el país para invertir en Asia Central.